Fabricar 1.000.000 de dosificadores significa desarrollo, conocimiento, inversiones y pasión puestas al servicio del agro.
Todo este esfuerzo no hubiese sido posible si no contáramos con la confianza de nuestros clientes. Por eso hoy agradecemos emocionados a todos los que desde el primer momento confiaron en nuestros productos. Porque al instalar nuestra tecnología en sus máquinas, nos permitieron convertirnos en el corazón de la siembra.
Somos AJS, y sembramos esperanza. Semilla por semilla.